Ultra Sierra Nevada 2021

Ultra Sierra Nevada 2021

localización:
Granada - P. Veleta
General:
100
Categoría:
56

La edición más épica de la Ultra Sierra Nevada sin lugar a dudas

Israel Moreno
ultra sierra nevada
perfil_ultra_sierra_nevada
Distancia:
98
Kms
Tiempo:
17:28:45
desnivel+
5480
METROS
desnivel-
5480
METROS
Organización:
10
Balizado:
6
Dificultad:
8
Avituallamientos:
8
Bolsa del corredor:
9

Casi un año más tarde nos encontramos por fin en la linea de salida de la Ultra Sierra Nevada. En 2019 mientras hacía la versión de 63 kilómetros maldije y juré que jamás repetiría una tortura igual. Fue llegar a la meta, encontrarme con mi amigo Javier y ya empezar a hacer planes de que si preparándose mejor, que si con unos zapatos más cómodos… Y ahí nos vimos, después de meses de ilusión y madrugones, dispuestos a recorrer los casi 100 kilómetros que nos separaban del pico Veleta. Este año como compensación por la primera cancelación de la fecha ordinaria de esta prueba se nos ofrecía un final épico ya que a partir de Pradollano habría que colocarse las cadenas o crampones debido a la nieve y por si esto fuera poco las condiciones climatológicas serían mucho más imprevisibles que en verano. Esto tuvo como primera consecuencia una lista de material obligatorio bastante extensa y, comprendiendo el motivo, una mochila muy cargada y pesada que trasportar durante todo el trayecto.

SALIDA

Se hizo eterna la espera delante de las vallas que nos separaban de los arcos de salida. Tenía más nervios por llevar el material obligatorio correcto y no llevarme un susto de última hora que por la carrera en sí. Una voluntaria, que casualidad, me hizo una broma al pasar diciendo «la mochila de este abulta poco, seguro que no lo lleva todo». Qué graciosa la joía, ya me estaban temblando las piernas y no había empezado a correr. Afortunadamente después de un control en el que me comprobaron todos los objetos obligados pasé a la zona de salida.

Al lado de Miguel Heras, Azahara García, David Calero, Ionel Cristian Manole, Fotios Zisimopoulos y atletas así me sentía incómodo y pequeño. Más aún cuando al iniciar la carrera incluso intentando no pasarme de ritmo veo que acompaño al grupo de salida con comodidad. Obviamente faltaban muchísimas horas y kilómetros.

Subimos paralelos a la Alhambra y por fin llegan los senderos y caminos de tierra. Sensaciones excelentes a pesar de no tener experiencia en distancias tan largas, sin saber en qué momento de la carrera notaré el bajón de fuerzas. Me sorprendió lo divertido del trazado, no puedo decir si era bonito porque salimos ya de noche, pero sí era entretenido.

KM 10 – CERRO DEL SOL
frontales
Nunca llegué a estar en colas así

Paso por este primer avituallamiento muy fresco, como no podía ser de otro modo a estas alturas de la carrera. El trazado sigue siendo interesante aunque me encuentro algunas bajadas complicadas para mi mala calidad como bajador, dificultad aumentada por la noche por lo que en bajada tuve que poner la luz del frontal al máximo aunque volvía a bajar la intensidad en subidas y en llano, ya que era consciente de que si no lo hacía no tendría luz para toda la noche.

Alrededor del kilómetro 15 comienzo a sentir un dolor extramadamente intenso en dos dedos del pie izquierdo. Estos dedos habían sufrido rozaduras por la carrera en la que participé dos semanas antes. Cuando conducía hacia Sierra Nevada el día anterior de la salida de la ultra notaba ese dolor de forma muy preocupante. Hice esa cosa que todos sabemos que no se puede hacer, estrenar unos zapatos, pero en mi descargo debo aclarar que noté que los zapatos no me iban a hacer daño y efectivamente no me hicieron nada nuevo, pero los dedos que iniciaron la carrera ya muy afectados en este punto del inicio de la carrera suplicaban que no los expusiera a semejante rozamiento.

A partir de este momento, y hasta que terminé la carrera tuve un dolor terrible, que casi calificaría de insoportable (digo «casi» porque efectivamente, pude soportarlo). De forma objetiva era un dolor como para renunciar a la carrera y retirarme, no tenía necesidad de sufrir ese dolor tan intenso, me sentía como si tuviera los dos dedos totalmente descarnados, rozando con el zapato. Pero pensé en que tantos retrasos de la fecha de la carrera me habían hecho hablar de ella con mucha gente, mi hijo esperando en casa a que llegara su padre el que hace esas carreras, mi familia… Me negué la rendición y me pasé el resto de la prueba pensando que ellos son mucho más que un dolor, por intenso que sea.

KM 22,5 – BEAS DE GRANADA

Seguimos con buena sensación física, muscular y aeróbica. En los avituallamientos mi amigo Manuel Núñez me dice que había pasado antes en el puesto 29 de la general, y debo confesar que en ese momento incluso me supo a poco porque me encontraba muy bien. Lamentablemente a partir de aquí se me empezó a escapar la carrera de las manos. No haré muchas más referencias al dolor de los dedos del pie porque no me dejaron ya ni un solo minuto hasta terminar la carrera. Curiosamente me dolían mucho más en las subidas (que son mi fuerte) y me dejaban respirar un poco en llano y en bajada, pero como he dicho antes, soy muy mal bajador y apenas pude aprovechar esa tregua.

Antes de las 2 de la madrugada empiezo a notar como la luz del frontal está perdiendo mucha intensidad y se me cae el mundo encima. Llevo pilas de repuesto pero si las cambiaba tan pronto no llegaría a tiempo a la primera bolsa de vida, a donde debía llegar según mi plan sobre las 6:30 de la mañana.

La intensidad menguante me obliga a ir bajando la velocidad hasta ya casi solo poder andar y cuando ya no podía casi andar sin tropezar tuve que cambiar las pilas y esperar que por milagro o suerte me durara la batería hasta Pinos Genil. Al poner las pilas nuevas decidí dejar el frontal siempre en la intensidad mínima, incluso en las bajadas más técnicas, así que otra piedra sobre mi mala condición como bajador.

KM 35,6 – CORTIJO AGUAS BLANCAS

Una vez más, mi cuerpo y piernas se sentían de maravilla pero el problema podal y luminario estaban perjudicando mi rendimiento provocando bastante desánimo, ya que no es lo mismo estar cansado y tener que bajar el ritmo que sentirse de maravilla y tener que hacerlo por problemas de otro tipo.

KM 48 – QUENTAR

Después de una frenética y larguísima bajada, otra parada muy breve, comiendo lo justo para no sentir la barriga pesada pero sabiendo que era suficiente. Casi siempre un triángulo de pan con jamón york, y según el sitio una pieza de fruta, un poco de resfresco de cola. El resto lo complementaba con mis geles, bebidas con glucosa y las pastillas de sales. Este tramo estuvo marcado por una niebla intensa que unida a un trazado irregular y mi frontal ajustado al mínimo también me impusieron un ritmo muy bajo. El peligro de caída no era casi nada respecto a la posibilidad de no ver alguna baliza y perder el camino.

KM 62,4 – PINOS GENIL

Por fin la bolsa de vida, aunque de momento las pilas no habían presentado síntomas de agotamiento y estaba a punto de amanecer porque había llegado sobre la hora prevista en mi plan, al poder coger un repuesto me quedé mucho más tranquilo. Aquí es donde me siento por primera vez y me obligo a comer un poco de pasta. Repongo geles y pastillas, cojo las gafas para cuando amanezca y continúo sin más demora.

Esta zona era nueva y en mi opinión donde se hicieron más cosas mal. Si hasta ahora la balización había sido de maravilla encontré aquí dos cosas terriblemente incorrectas.

  • Un agujero de 2 x 1 metros aproximadamente en una zona muy estrecha y con una caída hacia abajo de varios metros sin señalizar podría haber supuesto un lamentable accidente. Celebro que no ocurriera pero eso en la próxima edición no se puede volver a repetir.
peligro
Esta caída tenía muchos metros
  • Una especie de pasillo largo por el que corríamos tenía señalizado que había que salir de él con una baliza en la parte de arriba, sin cortar el trazado. En un sitio que vas mirando el suelo por la cantidad de piedras que hay que la salida esté a dos metros de tu cabeza no tiene otro nombre, gran metedura de pata. Eso me hizo recorrer unos dos kilómetros de más hasta que detecté que llevaba ya un rato sin ver ninguna baliza. El agravante es que como esta zona era un pasillo rodeado de muros de hormigón había menos balizas de las habituales en el resto del recorrido y se tardaba mucho más tiempo en poder calcular que llevas tiempo sin ver ninguna.
pasillo
Dificil de ver (no era aquí, es un ejemplo)

Bajamos por la nueva y polémica zona, que sí, era técnica, peligrosa y resbalaba mucho, pero al menos fue breve, en unos cinco minutos estábamos ya a otra cosa. Aquí la vista era espectacular. Hacía rato que se había hecho de día y pude disfrutar de un gran espectáculo. Una subida por una zona variada e interesante nos lleva a las famosas zetas desde un lugar diferente a otros años. Esperaba con ansia alcanzar el siguiente avituallamiento porque eso ya iba a tener olor a Pico Veleta.

bajada nueva
La famosa nueva bajada
zetas
Famozazzzz en el mundo entero
KM 74,2 – DORNAJO

Parada justa para coger otro trozo de pan y rellenar las botellas y seguimos. Al participar en la ultra no subíamos por la carretera, entrando en el parque botánico. Nunca había pasado por ahí y pensaba que se haría el recorrido más llano y al final subíamos hacia el cruce de la carretera en una cuesta pronunciada pero breve… ¡Cuán equivocado estaba! Tal vez este es el tramo que más me desmoralizó. Si bien todo el camino de los primeros kilómetros de este tramo los hice todos al trote, dejando a muchos corredores atrás veo que la subida se hace interminable, cambiando de sentido y orientación resultando en una agonía anímica, sobre todo por no poder calcular ya cuánto faltaba para Pradollano. Según el reloj tenía que estar a menos de tres kilómetros pero padeciendo las vueltas y cambios de sentido del trayecto se me hacía imposible.

bosque
Ya falta menos…

Todo llega, y al fin cruzamos la carretera para llegar a una zona de bosque de una belleza increíble. En esta zona el año anterior disfruté de una gran subida de fuerzas que no tuve este año. Realmente no era posible porque seguía sintiéndome bien salvo por ese horrible dolor en el pie que como ya dije antes no cesó y marcó toda la carrera.

Por fin, las vistas de la nieve, el Pico Veleta y saber que si bien quedaban 10 kilómetros se trataba de una única subida más y a contar que hemos finalizado esta hermosa y dura carrera.

KM 86,8 – PRADOLLANO

Otro aperitivo de macarrones, cogemos el material obligatorio de este tramo, pantalón impermeable y crampones y nos dirigimos a hacer prácticamente una Snowrunning (carrera ya dura de pr sí) con 87 kilómetros en el cuerpo.

He participado en varias ediciones de la snow y he subido a la nieve a entrenar en algunas ocasiones, además de esquiar durante años, pero nunca había corrido con una nieve en tan malas condiciones. Prácticamente no pudimos dar ni un solo paso medianamente firme, siempre se hundía el pie o resbalaba, y con ello el dolor de los dedos se acentuaba probando mis límites a cada centímetro que avanzaba.

Toda esta subida fue agonía pura. La mía y la de todos los corredores a los que adelantaba o me adelantaban. Unos agonizaban a un ritmo más lento y otros a un ritmo más rápido, pero todos éramos conscientes del sufrimiento colectivo y el esfuerzo que hacíamos por vernos ya en meta. El últimísimo tramo antes del cambio de sentido e inicio de la bajada era el más pronunciado de todo el recorrido y terminé de echar de menos los bastones y arrepentirme de no haberlos cogido. Y por fin…

¡A correr cuesta abajo por la nieve! Efectivamente, esa nieve no tenía nada que ver con la recién pisada de las snow y con tanto kilómetro encima un pequeño resbalón podía mandar los gemélos a Pradollano antes de llegar tú. De hecho, tuve un par de amagos en sendas caídas que te hacían ver lo fácilmente que podrías no llegar a meta por tu propio pie a pesar de todo el esfuerzo realizado hasta ese momento. Por tanto, ritmo continuo pero sin locuras, se trataba de asegurar la llegada en un medio tan hostíl y con tantos factores en contra.

KM 97,5 – META

Entrada a buen ritmo, el cuerpo en perfectas condiciones, las piernas que habrían aguantado más, pero… ay, esos pies, por fín me pude quitar los zapatos.

campeonato
El primero sí que se hizo un tiempazo

Mientras esperaba para coger las bolsas de vida oí mi nombre porque había quedado el 3º de mi categoría en el Campeonato de Andalucía de Trail pero como ya sabéis muchos no es algo de lo que me sienta orgulloso ya que ha entrado mucha gente por delante de mi y que simplemente no estaban federados y no participaban en el campeonato. Sí, ya sé que eso es así siempre, en todos los campeonatos, pero es que me siento tan orgulloso de simplemente haber terminado la carrera a pesar de lo que sufrí por el pie, que ser tercero por carambola no me llena para nada.

Sentí muchísima alegría también al saber que mi pupilo Javier había terminado la carrera y que por fin podíamos cerrar este alargado proyecto.

Inmensa satisfacción por poder terminar la odisea a pesar de las complicaciones y sí, algo de frustración porque podría hacer hecho un tiempo mucho mejor, cumpliendo mi plan, si no hubiera tenido el problema con los pies y el frontal.

Esta vez no me dije que no volvería a hacer una cosa así, solo me prometí no volver a hacerlo hasta que resuelva definitivamente el problema de calzado para mis anchos y delicados pies. Ya lo tengo resuelto con las maravillosas y cómodas Altra Lone Peak pero las tenía demasiado gastadas y no terminaba de confiar en su suela para una ultra de esta envergadura. Hay que decir que las Hoka One One Speed Mafate 3 se comportaron espléndidamente y que eran mis pies los que llegaron al evento ya muy tocados.

Tengo muchísimo que contar sobre la experiencia y lo aprendido pero eso es ya para otra publicación.

*La bolsa del corredor es bastante escasa pero la he puntuado con un 9 porque los dos años en los que he participado han dado unas camisetas excelentes, muy ajustadas y con propiedades térmicas magnificas. De hecho la de este año es la que utilicé durante toda la carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparte

Artículos recientes

Recibe las novedades

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Recibe un correo electrónico con las actualizaciones del blog. Nada de spam ni publicidad, prometido!

Categorias